Juego de luz y volumen

Jugamos con los volúmenes en este piso de Zaragoza para dar cabida a un espacio de cuatro.

Jugamos con la luz para dar funcionalidad y sensaciones a cada rincón.

Jugamos con los gustos de cada miembro para conseguir un diseño global.

El primer objetivo para esta vivienda ha sido crear un elemento conductor en toda la vivienda, para ello hemos creado diferentes volúmenes que salen del suelo o la pared, creando puntos focales en las estancias. Estos volúmenes los acompañamos de iluminación para crear más énfasis y protagonismo.

En el espacio del salón encontramos el primer volumen, conseguimos crear un elemento a medida que destaca gracias los diferentes formatos y a los juegos de color mediante papeles pintados y tonos de mobiliario.

 

En el dormitorio principal diseñamos un cabecero jugando con entrantes y salientes de distintos acabados para realzar la posición de la cama.

En el baño principal revestimos el volumen con piezas XXL de porcelánico para obtener ese diálogo de toda la vivienda, pero sin perder los requisitos que una zona húmeda requiere. Aprovechamos éste para crear un nicho en la ducha y así convertir este baño en un spa luminoso.

Hemos actualizado esta vivienda para llenarla de luz, de positividad y momentos en familia.

INFORMACIÓN DEL PROYECTO

  • Proyecto: Juego de luz y volumen
  • Autor: Angélica Escolano
  • Cliente: Reforma y decoración de vivienda
  • Fecha: 2018
  • Situación: Zaragoza
  • Área: 130 m2
  • Fotografía: Pedro Etura
  • Descripción: Luz y volumen
  • Comentario del cliente: “Angélica es genial”

A ti podría decirte que para mí cualquier lugar es mi casa
si eres tú quien abre la puerta.

Del libro “Baluart” de Elvira Sastre.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Proyecto Unos maños muy nórdicos - Angélica Escolano Interiorismo